976 204 262
C/Asura, 90 28043 Madrid
Secretaría Técnica: C/. Manuela Sancho, 3 50002  ZARAGOZA
secretaria@remove-this.atencionadicciones.es

    NOTICIAS

Los expertos en VIH inciden en la importancia de las campañas...

20.02.2007

Los expertos en VIH inciden en la importancia de las campañas de prevención

Panorama Actual

\r\n


Este martes se ha celebrado en Valencia el IV Foro Internacional de Transtornos Adictivos ´Drogodependencias e infección por VIH´. Durante el  encuentro los expertos coincidieron en destacar la importancia de mantener las campañas de concienciación y prevención. Sam Friedman, del National Development and Research Institutes de Nueva York, indicó a este respecto que cuando la prevalencia baja la posibilidad de una expansión de nuevo puede ser inminente y rápida.  Friedman incidió en la necesidad de mantener los programas de prevención pues el mundo es lo suficientemente "inestable" como para que esta epidemia vuelva a ser un problema como en el pasado, ya que la prevalencia de VIH puede aumentar rápidamente en cualquier momento.     

\r\n

Así, expuso que aunque se desconoce si Europa está en riesgo en la actualidad, lo que sí que se sabe es que "si se continúa haciendo los programas preventivos como hasta ahora se estará controlando la infección de VIH". En ese sentido, constató que los drogadictos "tienen enfermedades de trasmisión sexual que incrementan las posibilidades de infectarse de VHI y por tanto de infectar a los no consumidores de drogas".

Además, dijo, muchos de los pacientes afectados de VIH también tiene hepatitis C, una enfermedad "muy difícil y cara de tratar" que resulta "una epidemia muy problemática entre los inyectores de drogas y mata a miles de personas". No obstante, aunque destacó que los programas de reducción de daños "ayudan a descender la infección de hepatitis C, todavía queda mucho por aprender sobre cómo funciona su transmisión".

Por su parte, la directora general de drogodependencias de la Conselleria de Sanidad, Sofía Tomás, insistió en la importancia de un diagnóstico precoz de la enfermedad ya que destacó que si se detecta pronto la infección de VIH y se pone en manos de un especialista de enfermedades infecciosas la progresión a sida es "muy difícil" que se produzca.

De hecho, sostuvo: "si se mantiene en una población, aunque esté infectada por VIH, una viremia baja con una carga viral casi despreciable y se mantiene el número de células por los tratamientos adecuados, la persona es menos infectiva y por tanto la posibilidad de propagación de la infección es menor".

Con todo, alertó especialmente de la importancia de la prevención en las relaciones sexuales heterosexuales ya que "se ha comprobado que no se adoptan las debidas precauciones" especialmente cuando "se une el consumo de drogas o alcohol con prácticas sexuales de riesgo". Así, mantuvo que una persona bajo los efectos de estas sustancias, por la desinhibición o la sobre valoración que les producen, no adopta medidas de protección.

Situación en la Comunitat

No obstante, resaltó que las estrategias que adoptó la Generalitat, pese a que en un principio no fueron "muy populares ni bien aceptadas por la sociedad", como el programa de mantenimiento de metadona, el intercambio de jeringuilla o las Unidades de Conductas Adictivas (UCA), "han dado sus frutos" y se ha conseguido reducir el número de casos nuevos diagnosticados en el momento actual, en donde la tasa de incidencia por millón de habitantes, ha pasado de ser de 125.2 en 1996 a 21,5 en 2006.

Así, apuntó que la tendencia sobre la incidencia de la enfermedad en la Comunitat, desde 1996 a 2000 registró un descenso del 60 por ciento sobre los nuevos casos diagnosticados, mientras que desde 2000 a la actualidad los nuevos casos continuaron reduciéndose alrededor del 29 por ciento.

En estos momentos los nuevos diagnósticos de la enfermedad se sitúan a unos niveles muy inferiores a los del año de máximo auge (entre 1994 y 1996), concretamente desde 1994 se ha reducido en una cuarta parte, y similares a los de la mitad de la década de los ochenta, periodo de tiempo en el que se tiene constancia del inicio de la enfermedad.

No obstante, el perfil continúa siendou n varón, con una franja de edad entre 25 y 39 años y entre los mecanismos de transmisión, el uso compartido de material de inyección sigue siendo la causa más frecuente de contagio en adictos a drogas por vía intravenosa, seguido de las relaciones sexuales sin protección.

Del mismo modo, Amparo Sánchez, miembro de la Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas, señaló que en España se ha constatado una disminución en el número de casos de sida y de la prevalecía del VIH entre la población drogodependiente, aunque la encuesta elaborada en 2003-2004 de conductas de riesgo reveló que pese a saber que seropositivos el 10 por ciento nunca utiliza preservativos en sus relaciones esporádicas, el 28 por ciento se ha inyectado con una jeringuilla usada por otra persona y el 15 por ciento la presta.

Estrategias para no infectarse

Del mismo modo, el profesor de la Universitat de València Juan Carlos Valderrama subrayó que "no hay que bajar la guardia" en situaciones de baja prevalencia ya que puede llevar a que la percepción social de los riesgos disminuya y por tanto se bajen las medidas de prevención y los contagios aumenten.

Valderrama, junto al profesor Víctor Agulló, participa en un estudio que se inició el pasado año y que durante tres años investigará las estrategias de protección que desarrollan los drogodependientes para no infectarse de VIH y la hepatitis C en Sydney (Australia), Nueva York (Estados Unidos), Valencia (España) y Londres (Inglaterra) con el objetivo de conocer si culturalmente también se dan diferencias.

En Valencia la investigación se desarrolla en la Universitat, con la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital Arnau de Villanova y la Unidad de Cuidados Adictivos de Paterna, que pretende evaluar 80 personas, aunque por el momento sólo participan 25, que lleven un mínimo de ocho o diez años consumiendo cocaína hasta la actualidad.

Los participantes se dividen en cuatro grupos -esnifadores no infectados ni por hepatitis ni por VIH, esnifadores infectados, inyectores doblemente infectados y no infectados- y se analizarán qué estrategias han seguido, aunque sea de forma inconsciente, para no contagiarse, entre ellas el apoyo familiar, su participación en programas de intercambios de jeringuilla, de preservativos o su afiliación a una asociación o club deportivo.