976 204 262
C/Asura, 90 28043 Madrid
Secretaría Técnica: C/. Manuela Sancho, 3 50002  ZARAGOZA
secretaria@remove-this.atencionadicciones.es

    NOTICIAS

La escala de valores de los españoles se rejuvenece

06.07.2010

Según la investigación ?Valores sociales y drogas, <?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" /><st1:metricconverter w:st="on" ProductID="2010?">2010?</st1:metricconverter> realizada por la FAD, Obra Social Caja Madrid y la delegación de Gobierno del PNsD

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /><o:p>\r\n

Nota de Prensa de la F.A.D.

\r\n

 

\r\n

·        Los valores tradicionalmente reprochados a los jóvenes son los que escalan más puestos entre la población adulta: ?vivir sin pensar en el mañana?, ?arriesgarse por cosas nuevas?, ?tener muchos amigos? o ?disponer de mucho tiempo de ocio?.

\r\n

·        En cuanto a los valores morales, las propuestas que también han incrementado su aceptación en la última década y que encuentran mayor justificación moral serían la eutanasia (60%), el aborto (44%), las relaciones homosexuales (44%) y la pena de muerte (35,8%).

\r\n

·        ?Valores sociales y drogas, 2010? presenta una visión completa de las escalas de valores de la sociedad española y su evolución en los últimos diez años.

\r\n

 

\r\n

(Madrid, 8 de julio de 2010).- En la última década se mantiene básicamente la misma escala de valores de la sociedad española, lo que habla de la estabilidad del universo ético de la ciudadanía. Sin embargo, también es cierto que en los últimos diez años aparece como tendencia evolutiva lo que se podría llamar un cierto proceso de juvenilización. Son los valores atribuidos a los jóvenes, los que el tópico señala como característicos de éstos, que al tiempo se esperan y son reprochados, los únicos que parecen haber aumentado en valoración en el conjunto de la población española. Nos referimos a valores como ?vivir sin pensar en el mañana?, ?arriesgarse por cosas nuevas?, ?tener muchos amigos? o ?disponer de mucho tiempo de ocio?.

\r\n

 

\r\n

Ésta es una de las principales conclusiones del estudio ?Valores sociales y drogas, 2010? -realizado por la FAD, Obra Social Caja Madrid y la delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas- que esta mañana se ha presentado en Madrid y cuyo objetivo es analizar las escalas de valores de la sociedad española de 15 a 64 años, la base sobre la que se asientan los comportamientos y actitudes de los españoles, y su evolución en los últimos diez años. Para establecer esta evolución se comparan los datos del 2010 con los de un estudio similar realizado también por la FAD en el año 2001.

\r\n

 

\r\n

La investigación ?realizada través de 1.200 entrevistas domiciliarias y 10 grupos de discusión- muestra que algo más del 60% de la población considera admisible la eutanasia y que el 54% admitiría una total libertad para abortar; las relaciones homosexuales cuentan con la aprobación del 44% de la sociedad española.

\r\n

 

\r\n

En cuanto a la pena de muerte, casi el 36% de la población justifica su aplicación para delitos muy graves. En el año 2001, el porcentaje no alcanzaba el 27%. El aumento del grado de aceptación es reseñable sobre todo entre los más jóvenes (15-24 años).

\r\n

 

\r\n

Algo menos de la cuarta parte de la población considera legítimo fumar en edificios públicos, y algo más del 20% justifica el suicidio. Entre el 20% y el 10% de los entrevistados justifica, en orden decreciente, beneficiarse de una promoción profesional jugando con ventaja, hacer trampa en exámenes u oposiciones, emborracharse en lugares públicos, tener una aventura fuera del matrimonio, fumar marihuana o hachís en lugares públicos, la modificación genética de los alimentos, engañar en el pago de impuestos, comprar algo aun sospechando que ha sido robado y hacer ruido las noches de los fines de semana impidiendo el descanso de los vecinos.

\r\n

 

\r\n

Los comportamientos de la parte baja de la jerarquía, todos con porcentajes de personas que los justifican entre el 10% y el 4%, son robar artículos en unos grandes almacenes o hipermercados, buscar disculpas para coger bajas laborales injustificadas, mentir en interés propio aunque perjudique a otros, conducir con exceso de velocidad, contratar en peores condiciones laborales a un extranjero por serlo y conducir después de haber tomado unas copas.

\r\n

 

\r\n

 

\r\n

Nivel de justificación de diferentes comportamientos

\r\n

(% en escala agrupada*)

\r\n

 

\r\n

\r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

 

\r\n

 

\r\n

INADMISIBLE

\r\n

 

\r\n

POCO ADMISIBLE

\r\n

BASTANTE  TOTALMENTE ADMISIBLE

\r\n

Que se aplique la eutanasia a todo aquel que lo pida

\r\n

 

\r\n

15,9

\r\n

 

\r\n

23,9

\r\n

 

\r\n

60,2

\r\n

Que exista libertad total para abortar

\r\n

21,1

\r\n

24,7

\r\n

54,2

\r\n

Tener relaciones sexuales con

\r\n

una persona del mismo sexo

\r\n

34,9

\r\n

20,7

\r\n

44,4

\r\n

Aplicar pena de muerte a personas

\r\n

con delitos muy graves

\r\n

46,3

\r\n

17,9

\r\n

35,8

\r\n

Fumar en edificios públicos

\r\n

53,2

\r\n

23,4

\r\n

23,5

\r\n

Que una persona se suicide

\r\n

53,5

\r\n

25,5

\r\n

21,0

\r\n

Beneficiarse de una promoción

\r\n

profesional jugando con ventaja

\r\n

58,9

\r\n

23,7

\r\n

17,5

\r\n

Hacer trampa en exámenes

\r\n

u oposiciones

\r\n

58,6

\r\n

24,5

\r\n

16,9

\r\n

Emborracharse en lugares

\r\n

públicos

\r\n

62,8

\r\n

22,2

\r\n

15,1

\r\n

Tener una aventura fuera

\r\n

del matrimonio

\r\n

64,3

\r\n

21,5

\r\n

14,2

\r\n

Fumar marihuana o hachís en lugares públicos

\r\n

70,8

\r\n

15,6

\r\n

13,6

\r\n

Modificación genética

\r\n

de los alimentos

\r\n

64,4

\r\n

22,9

\r\n

12,7

\r\n

Engañar en pago de

\r\n

impuestos

\r\n

69,0

\r\n

19,2

\r\n

11,8

\r\n

Comprar algo aun sospechando

\r\n

que ha sido robado

\r\n

69,2

\r\n

19,3

\r\n

11,5

\r\n

Hacer ruido las noches de los fines de semana impidiendo descanso de los vecinos

\r\n

73,5

\r\n

15,8

\r\n

10,7

\r\n

Robar artículos en grandes almacenes

\r\n

78,6

\r\n

14,2

\r\n

7,3

\r\n

Buscar disculpas para coger bajas laborales justificadas

\r\n

77,8

\r\n

15,3

\r\n

6,9

\r\n

Mentir en interés propio aunque perjudique a otros

\r\n

74,9

\r\n

18,3

\r\n

6,8

\r\n

Conducir con exceso

\r\n

de velocidad

\r\n

82,1

\r\n

11,7

\r\n

6,2

\r\n

Contratar en peores condiciones a un extranjero por serlo

\r\n

85,9

\r\n

9,6

\r\n

4,5

\r\n

Conducir después de haber tomado unas copas

\r\n

85,9

\r\n

10,1

\r\n

4,0

\r\n

* Escala: 1 a 3 = Inadmisible; 4 y 5= Poco admisible; 6 y 7 = Bastante admisible; 8 y 10 = Totalmente admisible            

\r\n

 

\r\n

Vale la pena hacer algún comentario sobre esta jerarquización. De entrada, señalando alguna incongruencia en la lógica de las valoraciones. No tiene fácil explicación que la justificación de la eutanasia sea casi 40 puntos porcentuales mayor que la del suicidio. Por otro lado, no deja de suscitar algún tipo de reflexión que haya más personas (más de 12 puntos porcentuales) que encuentren admisible la pena de muerte que entiendan que se puede fumar en lugares públicos.

\r\n

 

\r\n

Por no hablar de las dudas que se plantean cuando se comparan los juicios morales que se hacen sobre muchas conductas con la supuesta frecuencia de realización de las mismas; no parece que haya una adecuada correspondencia entre ese 82,1% que dice que es totalmente inadmisible conducir con exceso de velocidad y los datos de realidad; y acaso lo mismo podría pensarse en relación con mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio, engañar en los impuestos, procurarse bajas laborales injustificadas, y otras. Es, una vez más, la presencia de lo ya sabido: la distancia entre lo ideal y lo real, el peso de lo políticamente correcto, de lo aprendido, en las respuestas. Lo cual no resta ni un ápice de significación a la jerarquía de lo que se contesta, pero obliga a una lectura ponderada.

\r\n

 

\r\n

LA FAMILIA, TOTEM PARA LA SOCIEDAD ESPAÑOLA

\r\n

En cuanto a los valores finalistas, lo primero que hay que apuntar es que no ha habido un cambio sustancial en los últimos diez años en la escala de valores de la sociedad española. Lo más reseñable es que la familia y todo lo relacionado con los valores familiares sigue estando a la cabeza de ?lo importante? para los españoles. De hecho, ?tener buenas relaciones familiares? alcanza un grado de importancia de 9,14 puntos sobre una escala de 10.

\r\n

 

\r\n

Tras la reivindicación de lo familiar, a escasa distancia en las puntuaciones (entre 8 y 8,5) se sitúan los elementos de la triada básica: salud, dinero y amor. Además en ese preciso orden ya que ?ganar dinero? se sitúa por delante de ?tener una vida sexual satisfactoria?.

\r\n

 

\r\n

\r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

VALORES FINALISTAS

\r\n

 

\r\n

Media en escala de 1 a 10

\r\n

Tener unas buenas relaciones familiares

\r\n

9,14

\r\n

Mantener y cuidar la salud

\r\n

8,55

\r\n

Tener muchos amigos y conocidos

\r\n

8,44

\r\n

Ganar dinero

\r\n

8,30

\r\n

Tener una vida sexual satisfactoria

\r\n

8,26

\r\n

Tener éxito en el trabajo

\r\n

8,21

\r\n

Cuidar el medio ambiente

\r\n

8,19

\r\n

Disponer de mucho tiempo libre/ocio

\r\n

8,06

\r\n

Obtener un buen nivel de capacitación cultural y profesional

\r\n

8,05

\r\n

Respetar las normas

\r\n

7,91

\r\n

Llevar una vida moral y digna

\r\n

7,90

\r\n

Superarse día a día

\r\n

7,79

\r\n

Vivir como a cada uno le gusta sin pensar en el  que dirán

\r\n

7,73

\r\n

Respetar la autoridad

\r\n

7,71

\r\n

Preocuparse por lo que ocurre en otros lugares del mundo

\r\n

6,41

\r\n

Vivir al día sin pensar en el mañana

\r\n

6,28

\r\n

Hacer cosas para mejorar el barrio/comunidad

\r\n

5,98

\r\n

Arriesgarse ante cosas nuevas e inciertas

\r\n

5,89

\r\n

Invertir tiempo y dinero en estar guapo/a

\r\n

5,87

\r\n

Interesarse por temas políticos

\r\n

4,56

\r\n

Preocuparse por cuestiones religiosas/espirituales

\r\n

3,83

\r\n

 

\r\n

 

\r\n

Aparte de la parte cuantitativa, el estudio incluye una importante parte cualitativa destinada a analizar en profundidad los discursos de los españoles sobre sus valores y sus actitudes.  A este respecto, es necesario apuntar que todos los discursos aparecen teñidos por una importante nota de desencanto y pesimismo, sobre todo hacia todo lo relacionado con los poderes públicos. Los españoles parecen vivir en una paradoja sin aparente solución: ante las dificultades (sobre todo económicas) los españoles necesitan más que nunca apelar a soluciones colectivas, al Estado, precisamente en el momento en que menos creen, en que más lejos se sienten, de ese poder colectivo organizado. Necesitan y desconfían profundamente de los poderes públicos y de las acciones comunes.

\r\n

 

\r\n

Sin embargo, y aparte de esta evidente desafección de lo público, en general, la sociedad española parece bastante satisfecha con su vida. Incluso en una situación de evidente crisis socioeconómica (absolutamente real ahora, pero acaso solo formal cuando se hizo el trabajo de campo), los encuestados afirman mayoritariamente estar satisfechos con su vida, con su trabajo, e incluso, con su situación económica.  

\r\n

 

\r\n

De hecho, hay un 65% de españoles que creen que su vida es, en mayor o menor medida, mejor de lo que sus expectativas marcaban. La clave de este aparente bienestar radica en la satisfacción con las relaciones familiares, que medida en una escala de 1-10, alcanza hasta 8.82. Esta puntuación tan elevada no sorprende al estar referida a ese tradicional icono de los valores de los españoles que es la familia.

\r\n

 

\r\n

\r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

MEDIA DE SATISFACCIÓN

\r\n

 

\r\n

Escala 1-10

\r\n

Con las relaciones familiares

\r\n

8,82

\r\n

Con las relaciones de amistas

\r\n

8,67

\r\n

Con la vida en general

\r\n

7,80

\r\n

Con el trabajo u ocupación

\r\n

7,26

\r\n

Con su situación económica

\r\n

5,93

\r\n

 

\r\n

Utilizando la misma escala de 1 a 10, en general los españoles se definen a sí mismos como familiares (7.23), trabajadores (7.14), independientes (6.60), responsables (6.57), solidarios (6.56), honrados (6.44) o tolerantes (6.34); pero también consumistas (8.25), preocupados sólo por el presente (6.75) o egoístas (6.33).

\r\n

 

\r\n

DROGAS: PELIGROSIDAD Y RAZONES DE CONSUMO

\r\n

La mayoría de la población percibe las sustancias como bastante o muy peligrosas. Hay dos mayorías claramente diferenciadas: quienes reconocen la peligrosidad de sustancias culturalmente aceptadas (tabaco, alcohol y cánnabis) que rondan el 65-70% de la población, y los que ven peligro en las otras sustancias, más estigmatizadas, superan claramente el 80% y alcanzan, para la heroína, el 99,2% de la población encuestada.

\r\n

 

\r\n

En sentido contrario, quienes ven poco o nada peligrosas las sustancias son minoría, pero una minoría que alcanza el 6,9% para el alcohol y el 9% para el cánnabis.  Por debajo del 1% se quedan el resto de sustancias salvo en el caso de tranquilizantes e hipnóticos en que llega al 2,8%. Hay que destacar que el cánnabis obtiene una consideración de producto con poca o ninguna peligrosidad por parte de casi uno de cada diez encuestados, una minoría más numerosa que la que hace la misma atribución de escasa peligrosidad al alcohol.

\r\n

 

\r\n

Las razones para consumir drogas tienen que ver con la búsqueda de la diversión, en un contexto de consumo grupal definido en términos de moda y frecuentemente relacionado con la curiosidad y la búsqueda de sensaciones. Cada uno de estos motivos para el consumo es señalado por más del 40% de los encuestados (a los que habría que añadir otro 19,5%, que dice que se consumen drogas simplemente ?porque gustan?).

\r\n

 

\r\n

Tras este conjunto de motivos, aparece un grupo de sujetos, uno de cada tres, que enfatiza otro aspecto del consumo, vinculándolo con una actitud de confrontación social: consumir por hacer algo prohibido. Un tercer tipo de motivos tiene que ver con el señalamiento de unas situaciones de dificultad, de las que el consumo se supone que es una vía de escape o solución: sentirse inseguro, problemas familiares, dificultades laborales, necesidad de calmar los nervios o vivencias de desajuste social. Son respuestas que señalan, minoritariamente, entre el 6 y el 24% de los encuestados.

\r\n

 

\r\n

\r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

Razones que influyen para consumir drogas

\r\n

(en % de entrevistados)*

\r\n

Para divertirse y pasarlo bien

\r\n

54,1

\r\n

Porque está de moda y las toman amigos y compañeros

\r\n

49,7

\r\n

Por curiosidad y deseo de sentir sensaciones nuevas

\r\n

44,4

\r\n

Por el gusto de hacer algo prohibido

\r\n

33,5

\r\n

Por sentirse inseguro

\r\n

24,0

\r\n

Por problemas en la familia

\r\n

22,9

\r\n

Simplemente porque gustan

\r\n

19,5

\r\n

Por sentirse a disgusto en una sociedad injusta

\r\n

18,8

\r\n

Por dificultades en el trabajo

\r\n

11,3

\r\n

Para calmar los nervios

\r\n

5,9

\r\n

Por otras razones

\r\n

5,4

\r\n

 

\r\n

* Al ser una respuesta múltiple, la suma de los porcentajes excede 100 (en este caso 289.5, lo que supone algo menos de tres respuestas por entrevistado).

\r\n

 

\r\n

TIPOLOGÍA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA

\r\n

Según la investigación, podríamos dividir a la sociedad española en cuatro tipos cuantificados porcentualmente: el ?ciudadano integrado? (47,5%); el ?egoísta militante, desde el conservadurismo? (21,5%); el ?trasgresor, desde el rupturismo sin alternativas? (16,2%); y el ?asocial, desde el desprecio al otro? (14,8%).

\r\n

 

\r\n

    \r\n
  • \r\n
    El ?ciudadano integrado? (47,5%): El 47.5% de españoles y españolas muestra fehacientemente el perfil de quienes en mayor medida han asumido e incorporado las exigencias y posturas que nuestra sociedad plantea como condición formal de cómo deben ser las cosas. Destacan claramente en su defensa de los valores morales, tanto en las formulaciones positivas (la dignidad, el respeto, la normatividad) como en la oposición a los comportamientos insolidarios (desde el fraude fiscal al alboroto del fin de semana, desde los hurtos a las trampas en el trabajo o las borracheras y consumos públicos de drogas). Proclaman un mayor interés por lo que sucede en otros lados y se dicen más comprometidos, al menos más interesados, con los problemas de esos otros.

\r\n

·        El ?egoísta militante, desde el conservadurismo? (21,5%): Lo que caracteriza al conjunto de ?egoístas militantes? sería su mayor énfasis a la hora de abonarse a unas posturas definitorias de tres rasgos fundamentales: el egoísmo, el incivismo y el conservadurismo. Este 21.5% (casi uno de cada cuatro hombres y mujeres) se distingue a la hora de justificar comportamientos como mentir en provecho propio, robar en tiendas, hacer contratos injustos a los inmigrantes o trampear con las responsabilidades laborales; todas ellas conductas cuya justificación moral apunta hacia actitudes teñidas por el ventajismo egoísta. A la vez, estas personas también encuentran un mayor nivel de legitimidad para comportamientos de rasgos claramente incívicos: conducir con exceso de velocidad o habiendo bebido, no respetar el derecho de los no fumadores o alborotar los fines de semana. Y todo eso en un contexto actitudinal en el que se mezclan rasgos propios de un claro conservadurismo moral (justifican menos la eutanasia, el aborto o las relaciones homosexuales).

\r\n

·        El ?trasgresor, desde el rupturismo sin alternativas? (16,2%): Un 16.2% de la población destaca en su desprecio confesado por las normas sociales y por una cierta confrontación con el modelo consensuado de convivencia. Lo que caracteriza a estas personas es una actitud de desprecio relativo de los valores referentes a la autoridad, al respeto o a la vida digna, combinada con una justificación de comportamientos contrarios a la norma: emborracharse, faltar al trabajo, molestar a otros con ruidos, fumar en público marihuana, hacer trampas en los exámenes o con los impuestos, y conseguir beneficios personales de forma poco ética.

\r\n

·        El ?asocial, desde el desprecio al otro? (14,8%): Es un tipo construido con las personas que se significan por cuatro rasgos fundamentales. Primero, la asocialidad; se dicen totalmente despreocupados por lo que pase fuera de su círculo más íntimo, ya sea en su propia comunidad o en otros países; no es extraño que desvaloricen la política como instrumento de acción social. Después, una justificación de elementos claramente ventajistas, desde engañar a Hacienda hasta hacer trampas en los exámenes o mentir en provecho propio y comprar objetos robados. En tercer lugar, por describir una imagen muy negativa de sus conciudadanos, que serían vistos como consumistas, egoístas y poco responsables. Finalmente, como un rasgo muy característico, son quienes más llamativamente defienden la pena de muerte, muy por encima de la media del resto de los grupos.

\r\n

 

\r\n

?Valores Sociales y Drogas, 2010? es una investigación realizada por la FAD, Obra Social Caja Madrid y la delegación del Plan Nacional sobre Drogas, de la que son autores Javier Elzo, Ignacio Megías, Elena Rodríguez San Julián, Juan Carlos Ballesteros y  Miguel Ángel Rodríguez. La coordinación del estudio ha corrido a cargo del director técnico de la FAD, Eusebio Megías.

</o:p>