976 204 262
C/Asura, 90 28043 Madrid
Secretaría Técnica: C/. Manuela Sancho, 3 50002  ZARAGOZA
secretaria@remove-this.atencionadicciones.es

    NOTICIAS

Drunkorexia, la tendencia juvenil que une anorexia y consumo de alcohol

06.03.2013

Los peligros del alcoholismo son numerosos, sobre todo para las mujeres ya que su hígado sale peor parado que el de los hombres y sufren mayor riesgo de padecer una cardiopatía.

hechosdehoy.com/

Las modas son pasajeras y esperemos que esta nueva tendencia en los jóvenes pase pronto. Bajo el nombre de drunkorexia, los adolescentes pierden la cabeza mezclando dos venenos letales para su salud. Esta nueva moda es una enfermedad que cada vez se está haciendo más fuerte y que tiene el peligro de fusionar la anorexia con el alcoholismo.

En la nueva moda juvenil que proviene del inglés (drunk significa ebrio) produce una serie de alteraciones en la alimentación diaria con el desmesurado abuso del alcohol. En este trastorno alimentario se une la obsesión por estar delgado con la aceptación social del consumo de alcohol.

Son dos cócteles perjudiciales para la salud ya que por una parte se mezclan grandes dosis de alcohol mientras el consumo de calorías por alimentos es casi inexistente, al contrario que las calorías por ingerir bebidas alcohólicas. Un gramo de alcohol aporta unas siete kilocalorías aunque dependiendo de las bebidas pueden ser muchas más.

Los expertos alertan de los peligros de esta tendencia entre los jóvenes que se “comportan creyendo que las calorías no ingeridas por los alimentos tradicionales se compensarán con las calorías de las bebidas alcohólicas”.

En cuanto a los efectos, los médicos aseguran que los hígados femeninos sufren más por el alcohol “aunque ingiera menos cantidad y durante un tiempo más corto que el hombre” y que llegando a beber la misma cantidad que un varón “la sangre de una mujer absorbe entre un 30% y un 50% más”.

Además, el corazón femenino también es más vulnerable, ya que "con un 60% menos de alcohol pueden sufrir la misma cardiopatía”. Pero pese a los problemas, la drunkorexia se extiende sobre todo “entre las chicas jóvenes” como una moda que hay que seguir en la sociedad.