976 204 262
C/Asura, 90 28043 Madrid
Secretaría Técnica: C/. Manuela Sancho, 3 50002  ZARAGOZA
secretaria@remove-this.atencionadicciones.es

    NOTICIAS

Bruselas pide prohibir la droga 4-MA, similar a la anfetamina y vinculada a 21 muertes en la UE

31.01.2013

EuropaPress

La Comisión Europea ha pedido este jueves prohibir la droga 4-metilanfetamina (4-MA), una sustancia similar a la anfetamina que se ha vinculado con la muerte de 21 personas en cuatro países de la Unión Europea en los últimos dos años y que Bruselas considera "letal".

El veto a la producción y comercialización de esta sustancia necesita aún el respaldo de una mayoría cualificada de los Veintisiete para ser efectiva y serviría para perseguir con sanciones penales en toda Europa. La 4-MA no se considera ilegal en España ni en la mayoría de Estados miembros, aunque sí en diez de ellos: Austria, Chipre, Dinamarca, Francia,

Alemania, Hungría, Irlanda, Lituania, Países Bajos y Reino Unido. La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Vivian Reding, ha alertado de que esta droga "está en manos de bandas de delincuentes" y ha sido localizada en 15 países de la UE, por lo que cree necesaria una "acción a escala europea para evitar que su consumo se expanda".

Desde 2010, las autoridades sanitarias han vinculado la 4-MA con la muerte de 21 personas en Bélgica, Dinamarca, Países Bajos y Reino Unido, tras identificar su presencia por separado o combinada con otras sustancias en las autopsias de los fallecidos.

La 4-MA se produce principalmente en polvo o pasta, pero también aparece en tabletas y en forma líquida, a menudo en mezclas que contienen anfetamina y cafeína. Se vende habitualmente como anfetamina y por ello "la mayoría de los usuarios no son plenamente conscientes de que consumen esta sustancia", según advierte Bruselas. De la evaluación científica de los riesgos realizada por el Observatorio. Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) con sede en Lisboa, se desprende que la 4-MA puede tener importantes efectos secundarios adversos, como hipertermia, hipertensión, anorexia, náuseas, cefalea, insomnio, paranoia, ansiedad y depresión. Además, no tiene valor médico demostrado ni ningún otro uso legítimo conocido.